[el desconcierto] Los rostros de la izquierda latinoamericana que buscan enfrentar la ola conservadora

25 de março de 2019 10h53

Algunos partidos y movimientos sociales han comenzando a confluir en torno a ideas comunes. El proceso ha sido transversal e, incluso, involucra a jóvenes políticos de Estados Unidos. Este, de acuerdo a analistas del sector, es el tiempo de consolidación de estos nuevos liderazgos y de aquellas promesas que aparecieron justo en la debacle de la izquierda tradicional; aquella que encabezó la promesa del socialismo del Siglo XXI.

El cambio en el eje político latinoamericano desde gobiernos progresistas hacia conservadores parece haberse consolidado tras las últimas elecciones de Jair Bolsonaro en Brasil e Iván Duque en Colombia. Ambos se suman a líderes regionales ya consagrados de derecha, como el argentino Mauricio Macri y el chileno Sebastián Piñera, convirtiendo al subcontinente en un enclave reformista y pro mercado.

Atrás quedaron las políticas sociales implementadas por gobiernos como el de Cristina Fernández, en Argentina; Dilma Rousseff, en Brasil; y Michelle Bachelet, en Chile. Las tres mandatarias formaron un eje progresista relevante en la región, que se vio fortalecido por la labor de otros presidentes, como Lula da Silva, Néstor Kirchner, José Mujica, Rafael Correa, Fernando Lugo, Evo Morales y el propio Hugo Chávez, en los inicios de la revolución bolivariana.

Pero la hegemonía regional ahora está en las manos de Piñera, Bolsonaro y Duque. A ellos se suma un alicaído Macri, y otros mandatarios como Abdo Benítez, de Paraguay; Martín Vizcarra, de Perú; e incluso el otrora progresista Lenín Moreno, de Ecuador. ¿El factor común de todos estos gobiernos?: su disposición a alinearse con las políticas que impulsa Estados Unidos, hecho que parece materializarse a través de las periódicas visitas que realiza el vicepresidente de ese país al subcontinente, Mike Pence; o el jefe del Departamento de Estado, Mike Pompeo (o Rex Tillerson antes de él).

La izquierda latinoamericana ha quedado impávida ante esta ola de gobiernos conservadores, siendo incapaz de reorganizarse de manera exitosa y de interpretar correctamente las necesidades sociales modernas. O, al menos, de proponer mecanismos eficaces ante la actual coyuntura. Sin embargo, algunos partidos y movimientos sociales han comenzando a confluir en torno a ideas comunes. El proceso ha sido transversal e, incluso, involucra a jóvenes políticos de Estados Unidos. Este, de acuerdo a analistas del sector, es el tiempo de consolidación de estos nuevos liderazgos y de aquellas promesas que aparecieron justo en la debacle de la izquierda tradicional; aquélla que encabezó la promesa del socialismo del Siglo XXI.

Chile, el futuro entre el FA y el PC

La renovación de la izquierda en Chile tiene rostros y también su propio bloque. Se trata del Frente Amplio (FA), el conglomerado que irrumpió con fuerza en las últimas elecciones, aunque ha moderado el andar conforme se adapta a la burocracia de un sistema político presidencialista.

Una desgastada Nueva Mayoría (ex Concertación), el conglomerado que apoyó el gobierno de Michelle Bachelet, permitió que surgiera por su izquierda el FA, con una figura política prometedora, que reúne atributos positivos similares a los de Bachelet: Beatriz Sánchez (48), una dirigente independiente que en la última presidencial estuvo cerca de pasar al ballotage con Piñera.

Pero el liderazgo de Sánchez no ha sido suficiente para encausar al conglomerado. Conflictos derivados de agendas políticas particulares lo han llevado a quebrarse en votaciones y a enfrentarse por líos comunicacionales menores, pero de alto impacto reputacional.

Sánchez compite por el liderazgo en el FA con figuras como Giorgio Jackson (32) y Gabriel Boric (33), ex líderes estudiantiles de alta valoración social. A ellos se une Jorge Sharp (33), el joven alcalde de Valparaíso que lucha por proyectar su gestión más allá de la V región.

La ex Nueva Mayoría, en todo caso, también cuenta con cartas jóvenes, nacidas al alero del mismo movimiento estudiantil de 2011. Las comunistas Camila Vallejo (31) y Karol Cariola (32) encabezan esa camada, ya en su segundo periodo como diputadas. Pero de cerca aparece otro comunista: Daniel Jadue (51), el alcalde de Recoleta que ha revolucionado la gestión municipal con sus medidas sociales.

Argentina, aún a la sombra del kirchnerismo

Pese a que la candidatura de Cristina Fernández (66 años) parece ser el plan A del kirchnerismo y de parte importante del peronismo sindical, empieza a surgir como alternativa un nombre que podría asumir la posta incluso si la líder de Unidad Ciudadana no es inhabilitada por la justicia.

Se trata de Axel Kicillof (47), ministro de Economía durante los dos últimos años de mandato de Cristina y actual diputado nacional, representante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El corto currículum político de este economista neokeynesiano quizás no explique por qué él ya es al menos la carta kirchnerista para competir por la gobernación de la Provincia de Buenos Aires, y por qué ha causado alboroto en algunas de sus intervenciones en actos kirchneristas en los últimos tiempos.

Su poco reconocimiento fuera de Buenos Aires lo aleja como opción a nivel nacional, pero en la Provincia de Buenos Aires el economista incluso seupera en algunas encuestas (aunque pierde en otras tantas) a la actual gobernadora María Eugenia Vidal (45), que es la figura macrista menos rechazada en este momento. De hecho, también hay quienes creen que Vidal debiera reemplazar a Mauricio Macri (60) como la carta de la coalición Cambiemos para mantenerse en la Casa Rosada, por lo que una posible pelea entre ella y Kicillof todavía no tiene un escenario definido.

Lo cierto es que la frente kirchnerista Unidad Ciudadana guarda a Axel Kicillof como un comodín mientras espera las decisiones judiciales que definirán si la senadora y ex presidenta, Cristina Fernández, podrá ser candidata. El riesgo es que termine presa, como Lula da Silva en 2018, y en ese sentido la idea es que si hay que apostar en Kicillof, habría que trabajarlo mejor de cómo lo hizo el Partido de los Trabajadores (PT) con Fernando Haddad, en Brasil.

Además de Kicillof, otras figuras que han ganado espacio entre los sectores progresistas son el activista social Juan Grabois (35), vocero de la CTEP (conocido por su cercanía con el Papa Francisco), la también economista kirchnerista, Delfina Rossi (30), quien fue nombrada directora del Banco Nación por Kicillof en 2015, siendo la más joven a ocupar el cargo, y las dos figuras parlamentarias más destacadas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Nicolás del Caño (39) y Myriam Bregman (47).

Brasil, a la izquierda del PT

La renovación en la izquierda brasileña se encuentra dividida por las dos realidades distintas vividas por los partidos más representativos de ese sector: el PT y PSOL (Partido Socialismo y Libertad).

El más antiguo y emblemático partido progresista de ese país es el PT, que estuvo por 13 años en el poder con Lula da Silva (73 años) y Dilma Rousseff (71), pero que ahora se encuentra entrampado en la situación de tener que defender a su líder histórico, condenado por la justicia.

El PT se ha mantenido fiel a Lula, pero no olvida que debe seguir adelante en su lucha por el poder. El que propuso una renovación de liderazgo y estrategia dentro del PT fue Lindbergh Farias (49), un ex senador que perdió las elecciones internas del partido, por lo que todavía no ha sido capaz de ser el cambio que muchos anhelan.

Mientras el PT sufre internamente, el PSOL, partido que nació desde una disidencia del PT, demuestra muchísimo más optimismo.

El partido logró duplicar su bancada en la Cámara de los Diputados y además cuenta con la juventud de muchos de sus nuevos parlamentarios, como Áurea Carolina (35), Sâmia Bonfim (29), David Miranda (34), Fernanda Melchionna (35), Talíria Petrone (33) y Gláuber Braga (36), como una señal de renovación que puede fortalecerse aún más entre los sectores progresistas que defienden una izquierda que de ahora en adelante sea diferente de lo que ha hecho el PT, aún cuando reconocen lo que se hizo en los gobiernos de Lula y Dilma.

Entre sus líderes más destacado tiene al activista social Guilherme Boulos (37), quien se convirtió el año pasado en el presidenciable más joven de la historia de Brasil. Vocero del principal movimiento social por la vivienda en São Paulo (MTST, sigla de Movimiento de los Trabajadores Sin Techo), Boulos ha empezado este año a recorrer el país, emulando al Lula en los años 80, cuando el entonces sindicalista de São Bernardo también buscaba pasar de líder regional a figura de proyección nacional.

También hay una corriente feminista muy fuerte creciendo dentro del PSOL, impulsada por la memoria de Marielle Franco, la concejala del partido que fue asesinada en marzo de 2018. Esa corriente inspira a cuatro diputadas que además vienen de cuatro grandes capitales brasileñas: Áurea Carolina (de Belo Horizonte), Sâmia Bonfim (de São Paulo), Fernanda Melchionna (de Porto Alegre) y Talíria Petrone (de Rio de Janeiro).

El origen de las diputadas también revela el punto débil del PSOL para consolidarse como partido más representativo de la izquierda: es un fenómeno creciente en las grandes capitales y centros urbanos, pero no ha logrado resultados similares en los sectores rurales y selváticos del país, en el Brasil profundo.

Fuera del eje PT-PSOL también está Manuela D´Ávila (37), la principal líder del Partido Comunista y que fue candidata a vicepresidenta en la fórmula con Fernando Haddad.

Estados Unidos, socialismo demócrata

Muchos y muchas podrían desconfiar al leer la expresión “izquierda estadounidense”. Pero la corriente sí existe y ha sido impulsada por una renovada ola de jóvenes demócratas progresistas, que han visto al “socialista democrático” Bernie Sanders (77 años), precandidato presidencial en 2016, como un referente a seguir.

Sanders ya anunció que postulará nuevamente en las primarias del Partido Demócrata en 2020. Pero detrás de él hay gigantesca onda de militantes y representantes millennials ocupando espacios en la política.

El nombre que destaca entre todos esos nuevos líderes norteamericanos es el de Alexandria Ocasio-Cortez (29), un muchacha del Bronx, hija de inmigrantes puertorriqueños, que servía tacos en un restaurante de Nueva York hasta fines de 2017 y que hoy es la más taquillera integrante de la Cámara de Representantes, con un perfil en Twitter que, dentro de un ranking de figuras políticas, sólo es superado por el del presidente Trump en cantidad de visualizaciones.

Al igual que Sanders, Ocasio-Cortez no tartamudea cuando hay que defender el concepto de socialismo democrático con el cual define el grupo del que son parte (el DSA, sigla de Democratic Socialists of America), con el cual tratan de imponer una hegemonía de izquierda dentro del Partido Demócrata, todavía comandado por los liberales, como el también joven (pero no tanto) Beto O´Rourke (46), quien se asoma como el primer gran contendor del sanderismo en las primarias, y que suele repetir en campaña que “soy capitalista”, para desmarcarse de su principal contendor.

Además de Alexandria, el DSA también se ha destacado por líderes jóvenes negros, inmigrantes o descendientes de ellos, como Andrew Gillum (39), alcalde de Tallahassee (y que estuvo a muy cerca de ganar la gobernación de Florida el año pasado, perdió por menos de 0,5% tras un proceso bastante cuestionado); la somalí-estadounidense Ilhan Omar (37), representante por el Estado de Minnesota; y Ayanna Pressley (45), representante por el Estado de Massachusetts.

Perú, dividida en dos bloques

En otro país donde la izquierda ha tenido dificultades históricas surgió también un resultado inesperado en las presidenciales de 2016, a través del Frente Amplio, liderado por la antropóloga francoperuana Verónika Mendoza (38 años), cuyo ascenso meteórico en la política se asemeja al de Camila Vallejo en Chile.

Mendoza y el Frente Amplio reunieron 18,7% de los votos en primera vuelta, lo que los ubicó en un auspicioso tercer lugar, y a menos de 3% de Pedro Pablo Kuczynski (80), el candidato que terminó ganando el ballotage, pero que ya no es más presidente desde hace casi un año, luego que renunciara bajo presión por su conexión a hechos de corrupción.

Sin embargo, divergencias internas llevaron Mendoza a dejar el Frente Amplio peruano en 2017 y crear un nuevo referente llamado Nuevo Perú, con una plataforma que describen como “ecosocialista, feminista, indigenista y mariateguista”. Por su parte, el Frente Amplio sigue su camino, ahora liderado por el congresista jefe de su bancada en el Legislativo, Marco Arana (56).

Pese a la debacle de la derecha fujimorista en el país luego de los escándalos de los últimos dos años, no hay certeza si la izquierda, dividida ahora en dos bloques, logrará aprovechar esa situación.

Bolivia, bajo la sombra de Evo

Renovación en la izquierda Bolivia es algo que no parece ser una prioridad. Mientras Evo Morales (59 años) pueda seguir siendo el líder indiscutido de la coalición oficialista, a lo máximo que los jóvenes que se destacan en el Movimiento al Socialismo (MAS) pueden postular, es a ser legisladores y dirigentes regionales.

La omnipresencia de Morales en la política boliviana, sin embargo, no ha logrado opacar el surgimiento de nuevos liderazgos, como el de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra (29), una académica chileno-boliviana, hija de la psicóloga chilena Luisa Arriaza Zúñiga, quien fue militante de las Juventudes Comunistas en su juventud.

El ascenso de Salvatierra fue meteórico: se tituló como politóloga en 2012, se eligió senadora por el MAS en 2015 y asumió la presidencia de la Cámara Alta en el pasado mes de enero, convirtiéndose en la persona más joven en ocupar este cargo.

Otros nombres que hay que mirar con atención son los de Andrónico Rodríguez (29), líder cocalero que recientemente asumió la vicepresidencia de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba; y el de Ademar Valda (34), recién elegido presidente de la Brigada Parlamentaria del MAS.

Colombia y la esperanza

El surgimiento de liderazgos en la izquierda colombiana a nivel nacional siempre ha enfrentado el problema de los asesinatos de líderes populares y dirigentes sociales, desde el atentado a Jorge Eliécer Gaitán en 1948, pasando por la serie de magnicidios de los 80, hasta el reciente 2018, en el que fueron ejecutados más de 170 voceros y representantes de movimientos a lo largo del país. Casi la mitad de los casos se dieron antes de las elecciones presidenciales (mayo y junio del año pasado).

Sin embargo, la izquierda resiste y quizás con algunas buenas noticias, sobretodo después de que logró del hito histórico que significó llevar un candidato presidencial al ballotage: Gustavo Petro (58 años), quizás el menos joven de los ejemplos citados. Pero Petro es el futuro de la izquierda en Colombia, con una buena votación en las presidenciales del año pasado (25% en primera vuelta y 42% en segunda) y una fuerte posibilidad de que pueda mantenerse como referente político de la coalición Colombia Humana, para quizás hacer historia nuevamente en 2022.

El otro nombre que tiene la izquierda es el de Iván Cepeda (56), conocido como el senador que puso a Álvaro Uribe (66) contra las cuerdas, obligándolo a enfrentar a la Corte Suprema, a responder por delitos de soborno y falsos testigos, en julio de 2018. Sin embargo, en el mismo año fue diagnosticado de cáncer de colon en fase temprana, justamente cuando se levantaba como uno de los principales nombres del partido Polo Democrático Alternativo.

Cuba y su renovación por dentro

La renovación en la isla donde los hermanos Castro gobernaron por 60 años ya está. El propio Miguel Díaz-Canel (58 años), al asumir el poder en abril de 2018, se convirtió en ese nuevo aire que esperaba la isla desde que Raúl Castro prometió una modernización de las relaciones económicas entre los ciudadanos.

Pero además, el proceso de reforma constitucional impulsado por él y recientemente concluido, también fue un marco importante, permitiendo que nuevas figuras se destacaran, como Susely Morfa (36), primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y reelegida como miembro del Consejo de Estado; o el poeta y periodista Yoerky Sánchez Cuellar (35), director del diario Juventud Rebelde y también miembro del Consejo de Estado.

Otro nombre que se destaca en Cuba es el de Jennifer Bello (27), ex presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios de Cuba, ex miembro del Consejo del Estado (al que ingresó en su momento como la más joven en su historia, a los 23 años), hoy diputada de la Asamblea Nacional.

Venezuela, entre maduristas y chavistas

Al igual como lo hizo Hugo Chávez con Nicolás Maduro (56 años), preparándolo como su sucesor natural para cuando él no pudiera ser el líder de su proyecto político, el actual mandatario está trabajando para promover sus reemplazantes.

No es secreto para nadie que la persona mejor posicionada en ese sentido es la vicepresidenta Delcy Rodríguez (49), quien ya tiene en su currículum el cargo de ex presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente y el de canciller del primer gobierno de Maduro, por tres años (entre 2014 y 2017).

Pero Venezuela es un caso muy complejo, donde ya existe una disputa entre el chavismo tradicional y el chavismo-madurista que está en el poder. Fuera del chavismo-madurista hay otros nombres que no cuentan tanto con la bendición presidencial, pero sí han ganado espacio. Entre ellos se destaca el del joven gobernador del Estado de Miranda, Héctor Rodríguez Castro (37).

En su momento, Rodríguez Castro también fue un consentido de Hugo Chávez, quien lo nombró ministro en 2008 y lo apadrinó para que fuera, a los 26 años, el más joven miembro de la directiva nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Durante el gobierno de Maduro, fue ministro de la Juventud en 2013, y luego ministro de Educación, entre 2014 y 2015.

Al salir de este último cargo, se alejó del círculo de confianza del madurismo, aunque sin dejar de ser una de las figuras destacadas del partido chavista. Tanto es así que logró elegirse gobernador del Estado de Miranda, uno de los más importantes del país, derrumbando la hegemonía de la derecha que era ejercida por Henrique Capriles (46), el rival de Maduro en 2013 y que gobernaba el Estado desde 2008.

Por Victor Farinelli para El Desconcierto